Epicondilitis, comúnmente conocida como "codo de tenista"

La epicondilitis o “Codo de tenista” y cómo tratarla

La epicondilitis, también llamada “codo de tenista” es una es una patología caracterizada por dolor en la cara externa del codo que que tratamos en iBalance clinic. Dicha patología  produce una inflamación de los tendones de los músculos extensores de la muñeca que se insertan en el epicóndilo (I y II radial, extensor cubital del carpo, extensor del meñique, extensor común de los dedos y supinador).

En el caso de los tenistas, la técnica del golpe de revés cumple con las características idóneas para esta lesión: el codo, la muñeca y los dedos están flexionados con una fuerte tensión. La musculatura extensora se encuentra en estado de máximo alargamiento y de forma potente y brusca durante el golpeo, se produce una contracción muscular y el codo y la muñeca se extienden. Este movimiento repentino hace que la tracción brusca de los músculos epicondíleos sobre la inserción, provoque una inflamación traumática, a la cual denominamos “epicondilitis”.

No se trata de una patología asociada únicamente a los tenistas, sino que cualquier persona que realice trabajos que impliquen movimientos repetitivos de antebrazo, codo y muñeca, debido a la sobrecarga, puede presentar la patología de “codo de tenista”. Son muchas las profesiones que pueden conllevar a  padecer epicondilitis, como por ejemplo personas que trabajan en peluquería, los/as administrativos/as o los/as pintores/as.

Esquema anatómico de la epicondilitis

Foto: Elsevier Ciencia y Economía

Los síntomas de una epicondilitis son muy claros y característicos:

  • Dolor muy localizado en el codo a nivel del epicóndilo en reposo, al presionarlo, o bien al realizar algunos movimientos cotidianos como abrir un grifo, escurrir un trapo…
  • Dolor e impotencia funcional con los movimientos de agarre con la mano, o de empuñamiento.
  • Dolor a la prono-supinación de la muñeca (por ejemplo abrir una puerta con llave).
  • Dolor a la extensión de la muñeca contra resistencia.
  • No siempre, pero es posible que pueda aparecer dolor irradiado al antebrazo, muñeca y dorso de la mano. Incluso en ocasiones, pueden aparecer parestesias.
  • Sin un tratamiento la lesión puede llegar a cronificarse, dificultando así su curación.

Si sospechamos que podemos padecer del llamado “codo de tenista”, es recomendable ponerse en manos de un profesional que trate de poner solución a nuestro problema.

El tratamiento que en iBalance Clinic te recomendamos, es el siguiente:

La terapia manual y especialmente el masaje con cyriax, es de gran importancia en el tratamiento. Las movilizaciones y manipulaciones del codo también adquieren relevancia.

No nos podemos olvidar de valorar las cervicales, concretamente C5-C6 ya que son los niveles correspondientes a la inervación del codo, y realizar las manipulaciones oportunas.

Puede ser interesante realizar técnicas de neurodinamia, movilizando el nervio si sospechamos de tensión a lo largo del recorrido del mismo.

Podemos tratar con técnicas para conseguir la liberación miofascial.

Podemos aplicar ultrasonidos en el punto exacto de dolor, con el objetivo de intentar reducir la inflamación.

Son importantes los ejercicios de fortalecimiento de la musculatura epicondílea, siendo estos progresivos, es decir, comenzando por isométricos y finalizando con trabajo excéntrico.

No nos podemos olvidar de los estiramientos, no solo de la musculatura extensora donde tenemos el dolor, sino que debemos estirar la musculatura antagonista, musculatura que se inserta en la epitróclea, en la cara interna del codo.

Cuando el tratamiento conservador no es eficiente, y la patología se ha cronificado, previo a optar por la cirugía, en iBalance Clinic disponemos de la maquinaria necesaria para aplicar tratamiento con Ondas de Choque. Ésta terapia se refiere a los pulsos de presión mecánica que se expanden como una onda en el cuerpo humano. Lo cual va a provocar unos cambios biológicos intersticiales y extracelulares, incluyendo la regeneración de los tejidos. Los estudios científicos muestran eficacia en este tipo de terapias.

Referencias bibliográficas:

www.efisioterapia.net